¿Qué son las 10 heurísticas creadas por Nielsen que usamos en UX?

imagen sobre 10 heuristicas de nielsen

Para quien está empezando en el mundo del UX, uno de los primeros nombres que van a aparecer es el de Jakob Nielsen, uno de los grandes referentes de la usabilidad. En el año 1994 creó estas 10 heurísticas, que fueron el resultado de analizar distintos problemas de usabilidad y que, al día de hoy, se mantienen intactas. Podríamos decir que una heurística es un principio, una regla a seguir para diseñar interfaces que sean fáciles de usar.

Veamos cuáles son y de qué tratan cada una.

1. Visibilidad del estado del sistema

Se trata de avisarle al usuario el estado en el que se encuentra el sistema, es decir, lo que está pasando. Por ejemplo, de esta manera me avisa Iberia que está buscando mi pasaje a Barcelona y que tengo que esperar. Si este mensaje no estuviera y por el contrario, me mostrara una pantalla vacía, yo podría interpretar que algo salió mal y tengo que volver a realizar la búsqueda cuando en realidad eso no es  lo que sucedió. Justamente de esto se trata, de informar al usuario y no que tenga que adivinar.

2. Relación entre el sistema y el mundo real

Que haya una relación entre la interfaz y el mundo real significa dejar de lado el lenguaje técnico y hablar el mismo idioma del usuario, usar sus propias palabras, frases y conceptos. Ahora que con la pandemia se están llevando muchas de las actividades cotidianas al mundo digital, más hincapié hay que hacer esta heurística. 

Por ejemplo, Zoom da la posibilidad de “levantar la mano” tal como se haría en una clase presencial. Otro ejemplo puede ser un ecommerce, que divide su contenido en categorías tal como lo hacen los pasillos de los supermercados. 

3. Control y libertad del usuario

Acá se trata de darle la posibilidad al usuario de hacer todo lo que quiera en la interfaz, incluso revertir un error. Un ejemplo super conocido es el famoso deshacer con ctrl + z.

Como segundo ejemplo está Gmail que da la posibilidad de cancelar el envío de un email en los primeros segundos de realizada la acción.

Un tercer ejemplo podría ser un ecommerce en el que al ver todo el pedido, se pueden eliminar productos añadidos al carrito o la cantidad.

4. Consistencia y estándares

Acá ya hablamos de mantener la misma lógica en toda la interfaz. Es decir, si se usa un color específico para un botón de envío, debe estar con el mismo color en las otras secciones que aparezca. Esto también podría aplicarse a los iconos que ya todos conocemos como el carrito de compras, la estrella para favoritos, el tacho de basura para eliminar, etc.

5. Prevención de errores

Un error es una de las cosas que más puede frustrar al usar una interfaz. Algunos no se pueden evitar pero otros sí, y eso es lo que se propone esta heurística. Por ejemplo: un usuario está creando una cuenta y la contraseña, para que sea válida, requiere que tenga ciertas características. Una buena práctica es avisarle lo que debe contener antes de que la ingrese, tal como lo hace Instagram:

6. Reconocimiento antes que recuerdo

Esta heurística habla sobre que no hay que obligar a los usuarios a que recuerden como usar algo y que lo mejor es brindarle opciones para que reconozcan en ver de recordar. ¿Ejemplos? la función de autocompletar en algún formulario, la barra de opciones que hay por ejemplo en Word donde se puede reconocer fácilmente como cambiar la letra, el estilo, el color, etc. Incluso un menú podría ser parte de esta heurística.   

7. Flexibilidad y eficiencia de uso

Una interfaz será usada por usuarios que tengan mucho o poco conocimiento en un tema y con este escenario hay que satisfacer a ambos. Una cámara de fotos, por ejemplo, tiene un modo automático para las personas que no tienen tantos conocimientos de fotografía y el manual, para todos aquellos que saben cómo manejar cada ajuste. ¿Y en el mundo digital? Los atajos pueden ser un buen ejemplo: mientras que unos pueden hacer click en el icono de la impresora para imprimir, otros pueden usar directamente el atajo crl + p

8. Estética y diseño minimalista

Menos es más y las interfaces no son la excepción. Lo que busca esta heurística es que se eliminen todas las cosas que hacen ruido y dejar la interfaz lo más limpia posible para no generar distracciones. Un excelente ejemplo de esto es Google: 

9. Ayudar a los usuarios a reconocer, diagnosticar y recuperarse de errores

Ya dijimos que los errores van a ocurrir y es por este motivo que la la interfaz debe estar preparada para ayudar al usuario cuando lo necesite. Por ejemplo, esto me dice Mailchimp cuando escribo mal mi contraseña:

10. Ayuda y documentación

Para mí, la ayuda es como el manual que te viene con un electrodoméstico. No lo lees  hasta qué necesitas hacer algo que no estás consiguiendo. Con las interfaces pasa lo mismo, lo ideal es que se pueda usar sin documentación, pero debe estar en caso de necesidad. Un claro ejemplo de esto son las FAQS (preguntas frecuentes) o las páginas de ayuda, como esta de Wise.

Para ayudar un poco más a la comprensión de estas heurísticas con otros ejemplos, NN Group hizo 10 videos (uno por heurística) y los reunió en esta playlist de Youtube que a continuación te comparto: 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *